*Las tripas españolas del Arco Washington Square

“Entrada secreta” al interior “español” de Washington Square Arch. Al fondo, la biblioteca Bobst Library de la Universidad de Nueva York y el Kimmel Center. Foto de Daniella Zalcman. Agradecimientos a la fotógrafa y al Wall Street Journal.

Varios cientos de jóvenes expatriados españoles se reunieron en torno al arco Washington Square Arch el 21 de mayo de 2011, para pedir una reforma electoral y democrática en España. Sin embargo pocos de ellos estaban al corriente de la relevancia simbólica de este emplazamiento escogido al azar. Los manifestantes –muchos de ellos profesionales cualificados emigrados a Nueva York debido a las escasas oportunidades laborales de su pais- clamaban justicia bajo la sombra de un ilustre predecesor.

A principios de 1890, el gran arquitecto americano Stanford White trabajó sin remuneración en el diseño y la construcción del arco Washington Arch, situado al norte de Washington Square Park, junto al inicio de la Quinta Avenida. El arco había de convertirse en el sustituto permanente de una estructura temporal, instalada para conmemorar el centenario del nombramiento de Gerorge Washington como presidente de Estados Unidos (1889).

Cuando llegó el momento de subcontratar el trabajo de la zona interior y superior del arco –techo, escaleras y una sala en la cima del monumento- White y sus colegas pusieron sus miras en una compañía constructora recién establecida (1889): Guastavino Fire Proof Construction Company.

Interior del arco, de Guastavino. Foto de Daniella Zalcman. Agradecimientos a la fotógrafa y al Wall Street Journal.

El fundador de esta joven compañía, Rafael Guastavino (1842-1908), era un inmigrante español que vino a Nueva York en 1881 -como tantos otros, en  busca de oportunidades que no pudo encontrar en su pais-. Trajo consigo una ancestral técnica mediterránea para levantar espacios abovedados amplios, ligeros y protegidos contra incendios. Desarrolló esta técnica hasta perfeccionarla y patentarla, lo que coincidió con un auge de este tipo de construcciones públicas, con amplios interiores abovedados. Gaustavino supo aprovechar esta oportunidad. Su trabajo puede disfrutarse en abundantes emplazamientos de la ciudad: la estación Grand Central Terminal, Ellis Island y la Casa de los Elefantes (Elephant House) del Zoo de Brooklyn, entre otros ejemplos.

Valencia, 1842 – Aseville, North Carolina 1908.

Washington Arch, la contribución “invisible” de Guastavio, puede considerarse la obra más ilustrativa de la tenaz y desconocida historia de estos inmigrantes españoles, consagrados a la búsqueda de nuevas oportunidades en Greenwich Village y Nueva York.

Para acceder a la exposición de la página “Guastavino Co: the reinvention of public space in New York” (Guastavino Co: la reinvención del espacio público en Nueva York) pinchar este enlace.

Chistopher Gray habla de Guastavino (New York Times, en inglés).

Ralph Gardner Jr. habla de Washington Square Arch (New York Times, en inglés).

El trabajo de Guastavino, secuencia de diapositivas (New York Times).

Protesta de “indignados” en Washington Square Park, 21 de mayo de 2011.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s