*Monumento Cervantes, 1/2 Quinta Avenida

Fue durante la cruenta guerra colonial entre España y Cuba (1868-1878), cuando la pequeña colonia de españoles residentes en Nueva York propuso una colecta de dinero para dotar a la ciudad con una estatua de Miguel de Cervantes, el autor de “Don Quijote de la Mancha”. La iniciativa pretendía ubicar la estatua en Central Park y, a través del homenaje a este célebre autor universal, mejorar la imagen de una España que, por causa de la guerra y la prensa de Hearst y Pulitzer, andaba por los suelos. Sin embargo, tras acordarse la tregua entre España y Cuba en 1878, la colecta de dinero se aparcó, y la estatua no llegó a construirse.

Un siglo más tarde -ya en 1986- el entonces alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván encargó la fabricación de tres réplicas de una estatua de Cervantes que se encuentra cerca del Palacio de Las Cortes en Madrid. La original es obra de Antonio Solá, considerado por muchos el último gran escultor del neoclasicismo español, y data de 1835.

Tierno Galván regaló las réplicas a La Paz (Bolivia), Beijing (China) y Nueva York.

Ilustración de la estatua de Cervantes conforme al diseño de 1874, realizado en Nueva York. La ilustración apareció en el primer número de la publicación catalana La Llumanera de Nova York.

Según afirma NYC Statues, el obsequio fue emplazado en Bryant Park en un primer momento. Permaneció allí hasta 1989, año en la restauración del parque propició su traslado al corazón de Washington Square Park. Sin embargo, se la consideró demasiado frágil (Wolfe, 113), por lo que fue donada a la Universidad de Nueva York. La institución optó por reubicar la estatua en el encantador “Willy´s Garden” (Jardín de Willy), al fondo de un patio junto a la Quinta Avenida, entre Washington Square North y Washington Mews. Allí permanece hoy en día: el símbolo de una de las grandes figuras culturales de España y de las cambiantes relaciones históricas entre España y Estados Unidos.

Fuente: Wolfe, Gerard R. New York: 15 Walking Tours: an Architectural Guide to the Metropolis. New York: McGraw-Hill, 2003. Print.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s